FECHA: 21 / ABRIL / 2015
5 AÑOS DE UN PROYECTO MUY NECESARIO

FECHA: 25 / FEBRERO / 2015
CONCIERTO SOLIDARIO DE LUCÍA GIL PARA INFANCIA SIN FRONTERAS

FECHA: 17 / FEBRERO / 2015
COMIENZA CON ILUSIÓN EL
CURSO ESCOLAR EN NIGARAGUA










Un año más, asistimos al inicio del nuevo curso escolar en Nicaragua que, como los amigos de Infancia Sin Fronteras ya sabrán, coincide con el año natural. Así, el pasado 9 de febrero abríamos las puertas de nuestras escuelas a todos aquellos niños y niñas que por razones de exclusión social y/o económica no tienen acceso a las escuelas públicas más cercanas a las comunidades donde trabajamos.

Según fuentes del Ministerio de Educación (MINED), alrededor de un millón de alumnos, entre primaria y secundaria, comienzan las clases cargados de entusiasmo e ilusión. Sin embargo, lo que parecen unas cifras positivas, deben analizarse también desde un punto de vista cualitativo.

Expertos en educación coinciden en que uno de los mayores desafíos es mantener a esos alumnos que ahora comienzan interesados en las clases durante todo el curso. En 2013, el 43% de los niños y niñas no completaron el sexto grado y un 64% de los jóvenes no concluyó la secundaria, de acuerdo con el informe de Progreso Educativo Nicaragua de 2014.

Desde nuestra organización creemos en la escolarización básica de los niños y niñas, para dar cumplimiento de uno de los retos del Milenio y como derecho fundamental de la infancia. Además de esta apuesta por los más pequeños, vamos más allá, optamos por una educación de calidad que motive a los estudiantes y les de las herramientas adecuadas para formarse como personas y profesionales de futuro.

Infancia sin Fronteras ofrece en sus centros, además de la entrega del uniforme y los materiales necesarios, una serie de actividades extraescolares dirigidas a complementar la educación básica y servir como incentivo para nuestros alumnos/as: jornadas de refuerzo escolar, informática básica y avanzada, talleres de artes plásticas, música y deporte.

Los niños y niñas matriculados en nuestras escuelas también se benefician de los distintos programas de salud y nutrición llevados a cabo. Adicionalmente, el personal de Infancia sin Fronteras realiza un seguimiento pormenorizado de cada alumno, organizando encuentros con padres y familiares para sensibilizarlos acerca de la importancia de la educación en el desarrollo de sus hijos/as.

En un país como Nicaragua, donde un porcentaje muy elevado de niños tiene que trabajar a edades tempranas, aunamos esfuerzos para erradicar el trabajo infantil y fomentar el estudio de los más jóvenes.

¡Les deseamos un buen curso a todos los alumnos!

FECHA: 10 / FEBRERO / 2015
10 AÑOS DESPUÉS, SEGUIMOS APOYANDO
A LA JUVENTUD DE SRI LANKA




Ya han pasado diez años desde el trágico tsunami que asoló Sri Lanka llevándose vidas,
recuerdos e ilusiones.

  • - Sri Lanka: 10 años desde el trágico tsunami
  • - 18 promociones han pasado por la Escuela de Hostelería de ISF
  • - 87 alumnos graduados en 2014, más del 75% trabajando
Infancia Sin Fronteras se desplazó de inmediato a la zona para ofrecer ayuda humanitaria durante la emergencia, abasteciendo a las familias afectadas de alimentos básicos, asistencia médica y reconstruyendo escuelas; todo gracias al apoyo, entre otros, del Ayuntamiento de Sevilla, la Generalitat Valenciana y miles de familias españolas.

Una vez amainada la emergencia, apenas al cabo de un año y con vistas a sentar las bases de un desarrollo a largo plazo, se ponía en marcha un proyecto de formación profesional en Panchaliya (Galle), en un terreno cedido por el Ministerio de Educación de Sri Lanka. La Comunidad de Madrid aportó unos módulos prefabricados que instalamos para crear una escuela de hostelería y turismo para los jóvenes de Sri Lanka.

Desde entonces, y a pesar de las dificultades económicas que hemos tenido para continuar con el proyecto, hemos mantenido año tras año esta escuela de hostelería en la que se gradúan dos promociones al año, formadas por alumnos y alumnas que desean acceder a una formación superior y carecen de los recursos necesarios para hacer frente a los costes.

Son ya 18 promociones las que han tenido la oportunidad de formarse en diversas áreas de hostelería, atención al cliente y servicios turísticos; de los cuales, la mayoría de ellos se encuentran en la actualidad empleados en el sector.

El pasado 16 de enero se celebró la graduación de las últimas dos promociones y se otorgaron los correspondientes reconocimientos a los que ya son, profesionales del sector hostelero en Sri Lanka. Enhorabuenas, abrazos de apoyo y compañerismo podían palparse en el día festivo.

De los 87 alumnos graduados en 2014, más del 75% se encuentran actualmente empleados en el sector. Esto demuestra que la escuela de formación profesional de Infancia Sin Fronteras en Sri Lanka es un proyecto de éxito que esperamos poder mantener con tu colaboración.

Si quieres apoyar con Infancia Sin Fronteras a la juventud ceilandesa, pincha aquí y hazte del Club Solidario

FECHA: 19 / ENERO / 2015
SEMBRANDO PARA LAS GENERACIONES FUTURAS

FECHA: 12 / ENERO / 2015
EL VALOR DE LAS PEQUEÑAS SONRISAS
5 AÑOS DESPUÉS DE LA TRAGEDIA


Haití, el país más pobre de América y uno de los países más pobres del mundo, sufrió el 12 de enero del año 2010 un terremoto de magnitud 7Mw con el epicentro localizado a 15 km de Puerto Príncipe, la capital. Este sismo ha sido el más intenso registrado en la zona desde el año 1770 y sus efectos fueron devastadores. Una catástrofes aterradora que afectó a 2 millones de haitianos, de los cuales 200.000 perdieron la vida.



Cuarenta y ocho horas después del temblor Infancia sin Fronteras ya se había desplazado sobre el terreno. Nuestras primeras acciones se centraron en procurar salvar las vidas de los afectados, enviando material y personal médico que se incorporó a las brigadas coordinadas por la OCHA (Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de Naciones Unidas). Se creó un hogar de acogida para refugiados en Santo Domingo, dónde se cobijó y asistió a niños y niñas que, tras recibir una primera asistencia de urgencia en el país vecino, habían quedado en la calle, sin tener dónde ir. En suelo haitiano se colaboró en la organización de campamentos de desplazados, donde además se intervino instalando tiendas de campaña y repartiendo entre las familias agua, comida y productos de primera necesidad.

Las desgracias nunca llegan solas, y así fue como, mientras cientos de miles personas permanecían en campamentos, el país caribeño se veía azotado por una epidemia de cólera que dejaba miles de muertos. Infancia sin Fronteras también participó activamente en la prevención y lucha contra la enfermedad, para lo cual estableció un centro de reabastecimiento de los CTC (Centros de Tratamiento del Cólera) e implantó un sistema de distribución de agua potable en colaboración con la MINUSTAH, la misión de cascos azules en Haití.

Desde mediados de 2011 centramos nuestro trabajo en uno de los colectivos más afectados por esta terrible catástrofe: la infancia, y más concretamente los miles de niños y niñas que tras el terremoto habían quedado en situación de orfandad, abandono y extrema pobreza. Gracias al apoyo de diferentes instituciones, Infancia sin Fronteras pudo coordinar la construcción y equipación de dos hogares infantiles en las localidades haitianas de Croix-des-Bouquets y Fond Parisien. Centros donde además de recibir la atención más básica, se ha garantizado que los más pequeños tuvieran acceso a educación, base fundamental para cambiar el futuro del país.

Pero todo este trabajo no hubiera sido posible sin nuestros padrinos y colaboradores, socios y socias que no han dejado de aportar durante todos estos años su ayuda, abriendo así a tantos niños y niñas una puerta a la esperanza. Una ayuda que, 5 años más tarde, se ha traducido en estas pequeñas pero luminosas sonrisas.

Gracias!